La importancia del reconocimiento de los Dólmenes de Antequera como Patrimonio de la Humanidad declarado recientemente por la UNESCO, es vital porque revierte también en el «paisaje territorial» que provocó dicha construcción en su entorno colindante del Torcal y principalmente en la Peña de los Enamorados, desde donde habría que entender también la presencia de los Dólmenes en su relación no sólo con la «escala urbana» de la ciudad sino principalmente con su «escala territorial».

 

Seguir Leyendo en Diario Sur.

Pin It on Pinterest

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar