Ordenación del Río Guadalmedina

Situación: Málaga

Autor: José Seguí Pérez. Arquitecto

ESTUDIO SEGUÍ

Fecha Proyecto: 2012

En el año 2012, el Ayuntamiento de Málaga, junto con la Junta de Andalucía y Confederación Hidrográfica del Gobierno Central, convocaron un Concurso Internacional de Ideas para aportar soluciones urbanísticas y arquitectónicas a uno de los más importantes problemas de Málaga: la integración del tramo urbano del río Guadalmedina con la Ciudad. Una “asignatura pendiente” cuya actuación en los años sesenta con la realización de la Presa del Limonero en la cabecera de este cauce urbano, se ha convertido en el continuo debate.

El proyecto ganador presentado por nuestro equipo técnico, en colaboración con un amplio conjunto de ingenierías especializadas, planteaba una decidida integración urbanística y paisajística del río con su ciudad reconociendo la identidad de ambas estructuras históricas y la necesidad futura de consolidar, cualificar y potenciar esa necesaria e ineludible “convivencia” urbana. No es una casualidad que nuestro lema en el concurso fuera: “Más Río, Más Ciudad “, identificando así este importante objetivo. El problema de la ordenación del Río Guadalmedina no se podía seguir centrando exclusivamente en la simplicidad de dos opciones extremas en donde ni el simple “ajardinamiento” de su cauce, ni tampoco la apuesta por operaciones de “embovedado” podrían aportar unas soluciones coherentes para conservar su naturaleza y relación urbana del Río con la Ciudad.

En el caso del Guadalmedina, se supeditaban estas actuaciones a una nueva manera de gestionar el embalse del Limonero, que nunca fue concebido como una “presa” sino, muy por el contrario, como un “embalse regulador”. Por tanto, controlar la regulación del embalse es el principio de la urbanidad que requiere el cauce del río. Intentar concebir el embalse como una presa sería mantener un peligro constante sobre la ciudad, ó tratar de utilizarla como cabecera para operaciones de trasvase sería un grave error, ya que no fue proyectada para tal función, sino por el contrario recuperar su principal objetivo de no provocar nunca ningún riesgo para la ciudad. Gestionar el embalse como “regulación” y no como “acumulación” es la solución para lograr una mayor relación ciudad- río, mayor identificación descubriendo las riberas del río, y una mayor capacidad de “hacer ciudad”.

Pin It on Pinterest

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar